20 enero 2021

Odisea del canario

Canario del monte (Serinus canaria)

«Vamos hacia los árboles, el alma
Adormecida de perfume agreste.
Pero calla, no hables, sé piadoso;
No despiertes los pájaros que duermen».

Alfonsina Storni

Tal vez los incendios forestales masivos en la cumbre de la isla, la destrucción progresiva de la antes copiosa capa arbórea, ha generado que cada vez haya más Canarios del Monte (Serinus Canaria), en la ciudad. En mi larga vida jamás había visto tantos, su maravilloso canto armónico te sorprende en el lugar más inesperado, en una antena de televisión, en los cables de alta tensión, en las herrumbrosas paredes de las casas viejas, tristemente cerca de las redes de los pajareros que los condenan a una vida de cautividad.

Hasta sus nidos los hacen junto a las autopistas repletas de ruido, coches y humo. Hace poco recogí una cría y la saqué de entre los coches que la iban a aplastar, poniéndola en lugar seguro para que sus padres la alimentarán y le dieran calor. Ojalá tuviera suerte.

Algo está pasando, esta especie siempre migró en invierno hacia la costa, huyendo del frío, pero ahora es distinto, parecen buscar cobijo, protección de la inmensa destrucción de su hábitat ancestral. Se que no interesa a ningún político administrador de pandemias y negocios millonarios, pero para mi estos pájaros, como los gorriones y otras aves son señal de vida y ternura, no permitamos que desaparezcan de la Tierra.

Síguenos y comparte:
error19
Tweet 20
fb-share-icon20