24 mayo 2024

Pedagogía del amor

«El niño es el primer actor de su futuro; el centro de la clase debe ser la vida del niño«.

Célestin Freinet

Tras ver “El maestro que prometió el mar” de Patricia Font en un espacio chiquito y acogedor de cine independiente, esos donde nadie hace ruido ni molesta comiendo palomitas o estrujando hasta la extenuación el plástico de la bolsa de papas, de los que no se encienden las luces de la sala hasta que no sale la última letra de los créditos y el público no se levanta hasta el final, mi primera impresión es que estamos ante una inmensa película que contribuye a desenmascarar la desoladora situación que vivimos las familias de las personas asesinadas por el franquismo y que tristemente aún siguen por cientos de miles en fosas comunes y cunetas.

En la protagonista y su familia se percibe claramente lo que sufrimos muchos nietos y nietas, algo que casi nadie entiende a no ser que tenga algún asesinado por el fascismo, el llamado Síndrome de Transmisión Generacional por Violencia Política que nos acompaña y nos destruye en nuestro viaje por la vida y que mucha gente se lleva a la tumba sin que se haga justicia desde los poderes del estado y su vergonzosa clase política.

A pesar de la sensación de ansiedad al verme reflejado en ese drama constante de no poder recuperar los restos de tus seres queridos para darles sepultura digna, de la brutalidad extrema sobre quién sólo quería educar desde el amor y la libertad, esta obra cinematográfica sienta cátedra en el cine de la memoria, nos muestra una realidad que una gran mayoría ignora, incapaces de empatizar con quienes padecemos esta tragedia.

Me vino a la cabeza cuando nos dejaron tirados desde el Cabildo de Gran Canaria con la fosa común donde sigue mi abuelo y decenas de hombres más acribillados a balazos, como se rieron y se vacilaron a mis padres con casi 90 años, como me amenazaron con denunciarme por decirles que no tenían vergüenza. En fin un cúmulo de abusos y encubrimientos que superan los mayores niveles de crueldad, siguiendo la triste y presunta estela de los monstruos que tras el golpe de estado causaron los mayores estragos sobre nuestro pueblo tras la mal llamada “Conquista” castellana sobre los antiguos canarios.

¡Gracias por el buen cine y el compromiso!

About The Author