8 agosto 2022

Esteban Gabriel y Pepe Cabrera, amigos indispensables.

«(…) Amigo, sí, es también quien me soporte,
Pero amigo mayor es quien me ampara …»

Silvio Rodríguez, «Amigo mayor».

Hoy recibí un wasap de alguien que no tenía en mis contactos, me mandaba un archivo con el programa de las fiestas de San Lorenzo en Gran Canaria. Le pregunté quien era después de agradecerle el interesante envío. Al rato me contestó y era la persona de la derecha de la foto adjunta: Mi amigo de la infancia y juventud, antiguo compañero de trabajo en el Ayuntamiento de LPGC, Pepe Cabrera de Tamaraceite, el pueblo donde nací y viví el 99% de mi vida.

Me quedé flipando porque el bueno de Pepillo jamás había tenido móvil, nos comunicábamos por teléfono fijo hasta hace un par de años. Mantuvimos una conversación muy emotiva donde brotó hasta alguna lágrima ahora que estamos tan lejos geográficamente. Amigo del alma, prácticamente hermano, su casa era mi casa y viceversa. Cuantas vivencias juntos, cuantos momentos de salidas juveniles, de juergas, de coqueteos con lo más oscuro en años terribles para muchos amigos que no salieron jamás del abismo.

Pepe puedo decir que es de las personas más especiales en mi vida, por lo que lo de hoy ha sido un acontecimiento hermoso. De nuevo tenemos contacto gracias a esta tecnología que bien utilizada puede unir corazones separados por los avatares de la vida. Mi quinto libro también le llegará como el cuarto que porta en la foto junto a su primo Esteban Gabriel Santana Cabrera que facilitó que le llegara a este ”loco” maravilloso. Aunque no lo leas porque no creo que jamás tengas FB, te mando un abrazo muy fuerte, tanto como nuestra amistad inquebrantable.