24 septiembre 2021

Solemne vergüenza

«Los demócratas burgueses condenan con énfasis los métodos bárbaros de sus vecinos, y sus acusaciones impresionan tanto a sus auditorios que éstos olvidan que tales métodos se practican también en sus propios países».

Bertolt Brecht

Vale que él presidente del #CabildodeGranCanaria se movilice por un poeta canario, es maravilloso, pero a pocos metros de esa tumba hay sesenta hombres en una fosa común acribillados a balazos por defender la democracia y no hace lo mismo, no deposita ni una flor, no se cuadra con gesto compungido.

En ese agujero del horror hay obreros honrados, alcaldes, concejales, sindicalistas, periodistas, abogados, maestros, artistas, militares fieles a la República, también algún aprendiz de poeta, todos hombres de bien, con las puertas del Cabildo cerradas para su exhumación y sepultura digna.

Pero el rasero del regidor insular no es igual con todos, se teme molestar a los herederos de los criminales de lesa humanidad a los que parece hay que agradar y mimar.

De los “malditos” nadie se acuerda y son intencionadamente olvidados, el señor Morales se pone firme ante el panteón poético, usa palabras rimbombantes como “poliédrico” y queda como un hombre de gran cultura, pero los muertos de “segunda” fusilados por el fascismo siguen allí, ignora premeditada y vergonzosamente su genocidio, pero no olvidamos, no perdonamos la falta de respeto y de vergüenza.