27 noviembre 2022

Imagen tomada de la red.

«La manipulación mediática hace más daño que la bomba atómica, porque destruye los cerebros.»

Noam Chomsky

Cuestionar la vergonzosa política de memoria histórica de las instituciones públicas tiene su precio, denunciar enérgicamente que aún sigan en fosas comunes y cunetas casi 120.000 mujeres y hombres en cada rincón del estado español, también dar nombres y apellidos de los causantes del criminal genocidio cometido por el franquismo. La transgresión tiene sus consecuencias, no agachar la cabeza ante las amenazas fascistas puede costar muy caro.

Por eso no verás en la mayoría de los medios de comunicación del reino borbónico mi último y quinto libro sobre la brutal represión de la dictadura en las Islas Canarias. Quizás veas o escuches algo en algún medio alternativo, la difusión tiene que ser por obligación artesanal, fundamentada en el cariño y el respeto por las personas asesinadas y sus familias. La imaginación al poder.

Sinceramente me hace sentir orgulloso estar vetado por el régimen del 78, a mi abuelo cuyo rostro está en la portada, lo fusilaron por delito de rebelión al defender la democracia republicana, su ejemplo me guía, por lo que mientras me queden fuerzas en mis manos sobre el teclado, escribir será siempre mi única arma para darle voz a quienes fueron asesinad@s en la lucha por la libertad.