28 octubre 2021

Crónica del saqueo

«Los delincuentes pobres son los villanos de la película; los delincuentes ricos escriben el guion y dirigen a los actores».

Eduardo Galeano

«La escopeta nacional» de Berlanga se queda corta ante el esperpento español y su espectáculo de burla, trapicheo, saqueo y corrupción, toma el dinero y corre, tonto el que no robe, parecen ser las consignas de los que pisan moqueta y coche oficial.

El conocido personaje al que llaman «Pequeño Nicolás» pone también la guinda junto al viejo Borbón y su enriquecimiento ilícito vendiendo armas junto a Colón de Carvajal y Khashoggi, la payasada del pastel a todos estos años de propina dictatorial después del franquismo criminal.

Se le ve sonriente al joven estafador junto a distintos elementos relevantes de esta España patriotera, monárquica, corrupta, de pulserita, postureo y manos manchadas de todo tipo de robos, da risa si, pero son los que representan a los herederos del fascismo que se quedaron con España tras un golpe de estado contra una democracia legítima.

Son los residuos de esos años terribles de fusilamientos, desapariciones, torturas salvajes, violaciones, donde una farsa de «Transición» dejó todo atado y bien atado para que los mismos de siempre, los del garrote vil, las sentencias de muerte, las ejecuciones al amanecer, los del saludo nazi y la corriente eléctrica en los genitales siguieran robando a manos llenas.