27 septiembre 2020

Javier Fernández Quesada siempre en nuestra memoria

Imagen: La madre de Javier en un reciente homenaje en la Universidad de la Laguna (Foto Sergio Méndez).

Imagen: La madre de Javier en un reciente homenaje en la Universidad de la Laguna (Foto Sergio Méndez).

Cuando varios pistoleros de la Guardia Civil asesinaron a Javier Fernández Quesada en la entrada de la Universidad de La Laguna, la noticia llegó como una tormenta al Instituto donde estudiaba en Las Palmas GC, enseguida montamos una asamblea en plena calle, eramos cientos de jóvenes, en su mayoría menores de edad, que indignad@s contemplábamos otro nuevo crimen de estado del régimen español. Sabíamos que aquella democracia era un nuevo montaje de los mismos que estuvieron 40 años robando y asesinando al pueblo trabajador. 
Recuerdo que enseguida salimos a la calle Tomas Morales y bloqueamos el tráfico, movimos los contenedores, tiramos bolsas de basura en la vía pública y acumulamos piedras, mientras los grises empezaban a dar palos y hacer detenciones masivas. Eramos tan frágiles aunque no lo pareciera, nos movían tantos sueños, estábamos casi tod@s, casi nadie se quedaba en clase al pábulo de algunos profesores fascistas. Javier nos marcó parte de nuestras vidas, como nos alzó el corazón el anterior asesinato de Bartolomé García Lorenzo a manos de la policía española. 
Los asesinos de ambos murieron impunes en sus camas, hasta hace pocos años el gobernador civil que probablemente junto al Ministro del Interior, el fascista Martín Villa, ordenó disparar a sus esbirros policiales era diputado de Coalición Canaria en el Parlamento Español. La absoluta impunidad sirvió para que el estado tapara todo ese baño de sangre joven, ni una investigación, ni una mínima depuración de responsabilidades. Así funciona España, por eso seguimos con más de 120.000 luchadoras y luchadores por la democracia en fosas comunes y cunetas.
Nosotr@s salimos a las calles aquel 12 de diciembre de 1977, derramamos lágrimas de indignación y tristeza, fuimos brutalmente apalead@s por los mismos que dispararon contra Javier y Bartolomé.
La lucha sigue, la sangre derramada seguirá definiendo nuestros principios, de nuevo estamos más sol@s que nunca, el único camino es la resistencia hasta la victoria.
Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20