23 septiembre 2020

La mascara del horror patrio

La doctora temblaba cuando me hacía el parte, los gritos y amenazas presidían todo el centro de salud, se notaba el miedo, el odio de quienes se amparan en banderas fascistas para imponer su ideología criminal.

El tipo gordo de la mascarilla con la bandera de España empezó a vociferar como un poseso, a su hija con un dolor en el pecho ya le habían tomado la tensión, realizado un electro, las enfermeras solo le dijeron con mucha educación que esperarán en la sala de Urgencias, que en un rato le harían de nuevo las mismas pruebas para ver como estaba la muchacha. Pero el tipo empezó a gritar igual que su mujer, decían que habían visto morir a gente con infartos por no atenderles a tiempo. Las chicas no sabían que hacer, la doctora también muy joven trató de apaciguar los ánimos, pero el hombre siguió gritando y pidiendo los nombres de todo el mundo para presentar denuncia. Yo sentado alucinaba y no me atrevía a decir nada para no complicar la situación, me parecía que ante mis ojos veía una película de terror. Vi a enfermeras llorar y marcharse para dentro, el de la mascarilla patriota emitiendo detrás de la mascara todo tipo de insultos, superiores a hija de puta, guarras, zorras, comemierdas. Me levanté y me acerqué lo miré, le dije que estas chicas estaban sobrecargadas de trabajo, que ellas no tenían culpa de lo que le pasaba a su hija, pero el tipo lo que hizo fue insultarme y amenazar con pegarme. Entonces lo dejé para evitar un espectáculo, cuando me pincharon algo para el dolor insoportable les dije a las chicas que yo no me iba a enfadar como los que estaban ahí afuera, lo agradecieron, la más joven seguía llorando hundida: -Solo pedimos un poco de educación- dijo la que me atendía. Me fui y la tensión se palpaba, el de la bandera daba puñetazos contra la pared, quería sangre al precio que fuera, tal vez fusilamientos, yo preferí perderme en soledad, triste también, pensando que para qué todos estos años de este engendro que algunos siguen llamando «democracia».

Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20