2 marzo 2024

Destrozo democrático

«La peor pesadilla de cualquier sociedad es que los ignorantes y los idiotas lleguen al poder».

Karl Marx

Suelo escribir casi siempre sobre la represión del franquismo y he publicado algunos libros, pero estos días tras la victoria electoral del falangismo patrio he ido hablando con distintas personas de varios ámbitos de mi vida diaria en lo personal, social, deportivo, educativo, gente, amigas, amigos de distintas tendencias ideológicas o que simplemente les importa un bledo la política y casi todas me decían que no entendían como una reconocida por la propia policía como “banda criminal”, podía haber ganado las elecciones en ciudades como Valencia con una gestión impecable de Joan Ribó, de como han podido ganar la Generalitat Valenciana en un pacto cantado con los nazis para de nuevo reiniciar el proceso de destrozo generalizado de lo público para enriquecerse, de privatización de los hospitales que la izquierda acertadamente recuperó de la Sanidad Privada.

No sé, son mil cuestiones como la pretendida expropiación masiva que la fallecida en extrañas circunstancias, Rita Barberá, pretendía sobre las viviendas de miles de vecinxs en El Cabanyal, que él ayuntamiento progresista logró parar tras una lucha titánica ciudadana con represión y cargas brutales de la policía al servicio de gentuza con cargo público.

Se que lo que comento es tan solo la punta del iceberg, que la que en mi círculo cercano llamamos “izquierdita” ha cometido errores brutales y todo tipo de frivolidades, podría hablar de Madrid, de Ayuso, del Carapolla, de cómo obreras y obreros le entregan el voto a delincuentes reconocidos e imputados en gigantescos casos de corrupción, muchos todavía en curso judicial, pero pienso ahora mismo solo en lo que afecta a mi entorno más cercano, al hospital donde voy regularmente que es una joya pública, con un personal sanitario entregado y una gestión impecable.

No siento tristeza, tan solo desolación y muchas muchas ganas de salir a las calles y echarlos del poder con movilización y lucha, tal vez así la clase trabajadora aprenda dónde está su enemigo votando en consecuencia.

About The Author