24 febrero 2024

Ministro, memoria es respeto

Foto: EFE/Quique Curbelo

«(…) Resistir al olvido es resistir a la muerte, pero también a las manipulaciones del poder, a las mentiras de la Historia, a las pequeñas traiciones cotidianas de cada uno…»

Juan Gelman

El nuevo ministro de Memoria Democrática el canario Ángel Víctor Torres Pérez ha anunciado en un acto público la incoación del antiguo campo de concentración de Tefía y la Sima de Jinámar como espacios de memoria, lo que me parece una buena noticia, pero si viene acompañado de una excavación y exhumación inmediata con presupuesto ilimitado de los cientos de restos que siguen enterrados vergonzosamente en ese abismo volcánico de exterminio fascista y en otros lugares como la fosa común del cementerio de Las Palmas, las Cañadas del Teide, entre otros sitios de la vergüenza y la ocultación institucional de horrendos crímenes de estado, de lo contrario sería un nuevo fraude, uno más, a las miles de familias isleñas que aún no han logrado recuperar los restos de sus seres queridos asesinados en esta tierra.

También ha señalado que Canarias es junto a Navarra una de las comunidades que más ha avanzado a la hora de identificar y localizar las fosas comunes y los pozos “que albergaban restos de hombres y mujeres demócratas”, y ha querido reconocer la labor de las instituciones del archipiélago en la lucha por la memoria. Ante esto quiero mostrar mi estupor porque es todo mentira. En las Islas Canarias solo se ha exhumado e identificado un 0,001% de las miles de personas fusiladas y desaparecidas tras el golpe fascista del 36, tampoco es cierto que los políticos e instituciones isleñas sean precisamente un ejemplo a seguir en políticas de memoria, todo lo contrario, en su inmensa mayoría no mueven un dedo por que se haga justicia y se recuperen tantos restos de personas masacradas por defender la democracia, ese no es el perfil de cargo público de estas islas, más bien encubren un genocidio brutal, negando y tapando con su silencio cómplice de forma vergonzosa lo que realmente sucedió, existiendo decenas de lugares de tortura y exterminio donde no se ha colocado en todos estos años tras la dictadura y la propina monárquica ni una miserable placa o rótulo de homenaje y reconocimiento a cada una de las víctimas.

No entiendo que se falsee de esta forma torticera la realidad y que nadie, ni partidos de la izquierda, ni sindicatos, ni asociaciones de memoria contradigan las falacias del ministro. Se me hace triste como nieto de un abuelo de Tamaraceite que sigue en una fosa común ante la dejación y abandono por parte de los gobernantes de Gran Canaria. No se puede tener una visión partidista de la memoria histórica, eso es fusilarnos o tirarnos a un pozo de nuevo.

Los muertos del tiro en la nuca o el apotalamiento no son de primera o de segunda, son personas de bien asesinadas y la cuestión no es si se tiene o no carné de un partido concreto, la cosa va más allá de las simpatías.

Miles de canarios seguimos esperando desolados para que de una vez por todas se haga justicia y se repare tanto daño de forma objetiva sin mirar con lupa como hacían los falangistas la forma de pensar de cada uno.

Señor Torres, ahora que está empezando como ministro le exijo equidad, respeto, tolerancia, tratarnos a todos por igual, tiene en sus manos una oportunidad histórica a pesar de las carencias y lagunas de la actual Ley de Memoria, las fronteras del genocidio van más allá de sus afinidades personales o políticas.

About The Author